1903-1920
Quintas y Raised Cottages


En Miramar, este período de 1903 a 1920 se caracteriza por ser uno donde predominaron las residencias construidas principalmente de madera y techumbre de cinc. El estudio de dos documentos, el plano de lotificación de 1903 del People's Cooperative Building Savings & Loan Association, que documenta el desarrollo inicial, y el mapa desarrollado en 1907 por la Porto Rico Board of Fire Underwriters revela que ya para 1907 había 214 quintas construidas. De éstas, 116 fueron construidas en madera y cinc y en las restantes se utilizaron materiales como mampostería, metal u hormigón. Durante este periodo también se construyeron iglesias, escuelas, hoteles, bungalows y edificios de apartamentos.

CONTEXTO HISTORICO

Gran parte de la geografía urbana existente hoy en Miramar se desarrolló durante el período comprendido en esta etapa entre 1903 a 1920. El desarrollo físico de Miramar respondió a un proyecto de desarrollo urbano consciente y deliberado, no sólo en el tipo de edificación, sino también, en las capacidades económicas de sus residentes.

En los primeros años del siglo 20, el ensanche de Miramar se desarrolló en una finca de 95 cuerdas pertenecientes a Francisco Armengol Heras. La finca fue adquirida en 1903 por la People's Cooperative Building Savings & Loan Association, una compañía desarrolladora establecida en 1902. Entre los miembros fundadores de la asociación se encontraban: el presidente de la junta W. H. Elliott, el vice-presidente Manuel Paniagua y Oller, Fidel Guillermety y Alfred A. Smith, entre otros. También estaba, como miembro y accionista principal, el intelectual y político puertorriqueño, José Celso Barbosa.

Union Club La finca fue adquirida por la asociación e inscrita en el Registro de Propiedad el 2 de abril de 1903. La urbanización estuvo sometida a reglamentos urbanísticos desde el principio, impuestos por la Cooperativa a los compradores de solares. Algunas de las disposiciones de la compañía, en cuanto a las medidas impuestas eran: la prohibición de construir las residencias a menos de tres metros de la acera y se prohibió todo tipo de comercio en el área residencial, con la excepción de una cuadra en la hoy avenida Fernández Juncos. El ensanche se dividió en dos sectores: el primer sector era para las residencias a construirse con un valor de no menos de $1,500; en el segundo, el mínimo para el valor de las edificaciones bajaba a $1,000. Otras disposiciones comprometían a los compradores a prorratearse el costo de las obras de infraestructura a realizarse, como el macademizado de calzadas y aceras, el sistema de alcantarillados, las tuberías de agua, etc.

Ya para 1908, la Sociedad Mercantil Sucesores de A. Mayol y Compañía había adquirido de The People's Cooperative Building & Savings Loan Association of Porto Rico una porción de la finca original. El agente para A. Mayol y Compañía era Sosthenes Behn. Es interesante anotar que es durante 1908 que los hermanos Behn comienzan con las ventas de los solares de su finca de El Condado. También es interesante notar que según el censo de 1910, Sosthenes Behn, su madre Madame Louise Lucchetti, y su hermana Madeleine Lucchetti residen en la avenida Miramar.

CONTEXTO URBANO

El plano de 1903

El desarrollo del plano de la finca fue responsabilidad de José Escabí, quien firmó el plano de lotificación en 1903. La finca adquirida por la People's Cooperative se subdividió en 17 manzanas y una manzana adicional dedicada para un hotel, justamente en el alto de la finca. El desarrollo tenía un total de 215 solares residenciales que fluctuaban entre 250 y 950 metros cuadrados. La manzana "D" había quedado parcialmente fuera de la compra original.

El trazado de calles en Miramar forma una retícula irregular con calles paralelas a la Carretera Central - Laguna, McKinley, Comercio, Elliot Place, Roosevelt, Congreso, Nueva y Naranjo - intersecadas por calles perpendiculares - Miramar, Central, Unión y Estado -,mientras que la calle periferal al oeste y sur, seguía el contorno marcado por el ferrocarril (Palmas).

puerta principal a Miramar La avenida Olimpo emergía del desarrollo de forma diagonal respecto al trazado, conectándose -en la boca del puente San Antonio- con la Carretera Central y, en el desarrollo, con la avenida Miramar a la altura del alto. Esta avenida sería la puerta principal al barrio Miramar.

El ancho y tratamiento de las calles se estableció en el plano de acuerdo a tres criterios: las avenidas Miramar y Olimpo el ancho mayor, con aceras y área de siembra a ambos lados del área de rodaje, las calles en general se le adjudicaba un ancho menor pero con aceras y área de siembra a ambos lados y, la avenida Palmas por tener una condición particular en colindancia con las vías del tren.

Según el mapa de 1907, se llevaron a cabo algunas variaciones a las disposiciones de las manzanas y calles originales. Por ejemplo, la manzana dedicada al hotel, se subdividió en solares para la venta, mientras que los solares colindantes con la Carretera Central fueron adquiridos para la construcción de un hotel. Cuatro parcelas fueron adquiridas por Jacobo Axtmayer quien construyó el Hotel Eureka; luego Axtmayer construyó un anejo al hotel en el solar colindante con el Union Club. La adquisición de cuatro parcelas por parte del Union Club en 1904 matizó fuertemente la entrada al barrio Miramar, contribuyendo a la idea de que era un barrio para americanos. Además del Union Club en la calle Laguna se construyeron el cine Ideal, y la Union Church , diseño de Antonín Nechodoma, c. 1907. De esta manera el frente hacia la Carretera Central del barrio se convirtió en una zona comercial - institucional. De igual manera, en la avenida Olimpo se construyeron varios edificios de apartamentos, entre éstos, el edificio Miramar Apartments, diseño de Antonín Nechodoma de c. 1907.

El Censo de 1910

Las estadísticas del Censo de 1910 permiten crear un perfil social de los pobladores de Miramar. Para este año, las únicas paradas totalmente desprovistas de presencia obrera en Santurce radicaban en Miramar desde la parada 10 a la 14. En 1910 se habían trazado 14 calles en Miramar: calle Laguna, avenida Miramar, avenida Olimpo, calle McKinley, calle Comercio (hoy calle José Martí), calle Elliott Place, calle Roosevelt, calle Congreso (hoy avenida Fernández Juncos), calle Central, calle Cuevillas, calle Unión, calle Orange (hoy calle Naranjos), calle Nueva (hoy prolongación de la calle José Martí), y avenida Palmas. El censo nos deja entrever que en Miramar dominaban los hombres de negocio y funcionarios.

Las primeras ventas, dueños y arquitectura

Miramar comenzó su desarrollo máximo a partir de 1907. En su mayoría, las residencias construidas durante este período fueron hechas de madera y techos de cinc. En 1910, el ingeniero Ramón Gandía Córdova, adquiere dos solares en Miramar y diseña varias de las quintas o raised cottages características del período. Es probable que Rafael del Valle Zeno, quien también había adquirido su solar en Miramar, Ramón Gandía Córdova y los otros miembros originales de la Sociedad de Ingenieros de Puerto Rico hayan sido los responsables por los diseños de muchas de estas casas de madera y cinc. Esta Sociedad también agrupó en su año de fundación a la generación de ingenieros y arquitectos de transición entre un régimen colonial y otro. Muchos habían ocupado puestos directivos bajo la colonia española pero siendo puertorriqueños, decidieron permanecer en la Isla bajo la nueva colonización. También es probable que entre los contratistas que las construyeron estuvieran Frank Hatch, José Montilla, Jesús Benítez, Ramón Carbia y José Lázaro Costa.

Mapa de la Porto Rico Board of Fire Underwriters de 1917

Mapa del 1917 Otro recurso importante para comprender el desarrollo urbano de Miramar es el mapa desarrollado por la Porto Rico Board of Fire Underwriters, una asociación doméstica compuesta por los representantes de las aseguradoras contra incendio que operaban en Puerto Rico. Luego de una desastrosa guerra, no era de extrañar que las compañías de seguros interesaran en conocer cuan segura era la condición de las construcciones aseguradas y la infraestructura existente para protegerlas en caso de un fenómeno natural.

Aunque no se conoce con precisión cuantos de estos mapas fueron terminados, los que se conservan son una fuente vital de información. Como se observa en el mapa, para 1907, el barrio de Miramar había sobrepasado los límites de desarrollo urbano establecidos en el plano de 1903. La tarea edificatoria había ya creado un crecido tejido urbano entre el extremo occidental limitado por la ruta del ferrocarril de la American Railroad Company (oeste) y el extremo oriental limitado por las calles Estado y Nueva. Los lotes de terreno comprendidos entre la calle Estado y la calle Cerra estaban en su mayoría desocupados.

Aunque la People's Cooperative vendía los terrenos por metro cuadrado y en solares pre-lotificados, los compradores, dependiendo de sus recursos e intereses, podían adquirir dos o más solares contiguos y agruparlos. Esto promovió la creación de propiedades desiguales dentro de una misma manzana.

El mapa del 1917 también evidencia que varias fincas al norte de la Carretera Central se habían lotificado para ser vendidas en parcelas similares a las del barrio Miramar. Igualmente se construyeron con viviendas de madera y cinc los solares aledaños a la curvatura de la Carretera Central, al llegar al puente San Antonio. Hilario Cuevillas también segregó solares en su finca y obligó a un cambio en la geometría de la calle Unión, creando la calle Cuevillas. La calle Nueva se extendió hacia la urbanización Canals, al igual que la calle Congreso. En este nuevo desarrollo se trazaron dos calles perpendiculares, las futuras calles Concordia y Hoare. En este sector del barrio Miramar de la década de 1920, Gumersindo Suárez planificaba la urbanización Hernández.

Este mapa del 1917 todavía muestra el dominio de la madera como material de construcción, pero altamente desafiado por el uso del hormigón.



material reseñado con autorización de AACUPR y la OECH